Días de lluvia

 

Por lo general me gusta la lluvia, no me molesta mojarme. Me siento tranquila, con mucha calma. El mejor momento para la lluvia es en verano, con calor y humedad. Hay otros días en los que desearía que este lloviendo.

Esos son mis días oscuros en los que no tengo fuerzas para levantarme de la cama. Aunque supongo que a la mayoría le pasará, me es difícil encontrar a alguien con quien hablar.

Todo pierde sentido, ya no tengo motivos para sonreír. Incluso intento sonreír frente al espejo pero solo logro una mueca horrible. Es casi como si fuera otra persona, no entiendo lo que me pasa ni lo que siento.

Pero así como la lluvia cesa, mi tristeza va de a poco menguando. Primero voy a tomar un helado con mi hermana, después mi mamá me da un abrazo. Mi amiga me manda un mensaje “confía en vos, te quiero”.

Después de todo no estaba tan sola como sentía, ni todo era tan terrible. En realidad hay muchos motivos en mi vida para sonreír, como los helados, los abrazos, los besos, los besos pegajosos con helado y la lluvia, sobre todo la lluvia de verano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s